Una Metáfora sobre Libertad

Días antes llegó a nuestro mirar una imagen deplorable, pero no por eso extraña o
sorpresiva. Ya es una costumbre en los medios de comunicación, un policía
grande, Anglosajón, fuerte, que representa el orden en los Estados Unidos de
Norteamérica, domina a un hombre de color, ahora llamado Afroamericano.
Recuerdo a la escritora Tony Morrison, Premio Nobel de Literatura que afirmaba
que ella era negra, y con orgullo manejaba esa idea.
Regresando a la imagen, el Policía blanco domina al hombre negro, y coloca su
rodilla sobre la tráquea del sometido supuesto delincuente. El propósito es claro,
dominar, humillar, rebajar a otro ser; no es creíble que solo lo hacía por sentirse
en peligro.
De esa imagen sale un sonido, una frase dicha por alguien que se sentía en
peligro, una frase brutal: “No puedo respirar”. Esa frase dicha en un estado, podría
decirse así, de agonía, se ha convertido en algo que puede recordarse como una
frase que es producto de este año, de esta generación, de esta maldita
enfermedad. La Marca emotiva del año 2020, “No puedo respirar”. Esta frase es
ya una metáfora del deseo de libertad de una generación de seres humanos, de
diferentes razas, que en medio de un encerramiento, de estar entre la sensación
del Miedo y una realidad sórdida ya solo puede decir, “No puedo respirar”. En
esto se ha convertido esta frase, no tiene que ver con el gordo fuerte que guarda
el orden, tiene que ver con el futuro de nuestros hijos y los países que estamos
construyendo.

La explosión mundial de personas que gritaban contra esa acción tenía ese sonido
en la mente, “No puedo respirar”, así nadie puede desear tomar aire para
perseguir realidades imaginadas en forma bella. Una relación de infamia sella las
condiciones de nuestra modernidad.
El conflicto no está en el enojo, ya el conflicto es resultado y consecuencia de un
sentimiento emotivo llamado Enfado. El enfado es enojo que persiste, que insiste
en estar presente aunque el que lo padezca no sea absolutamente conciente de
padecer esa dolencia del espíritu.

La Segunda Revolución

Existen individuos que deciden vivir en una forma entristecida, y sus reacciones
son siempre marcadas por la desmesura. Para ellos no hay términos medios, y es
Ley de Todo o Nada; el puente a la depresión los espera pacientemente.
El enfado, que se entiende como un enojo que persiste, pierde la fiereza
superficial de la rabia y se viste del malestar vital que es creador de estado de
ánimo, lleno de ausencia de alegría, hipersensibilidad al estímulo agresivo,
capacidad de respuesta pronta y directa, una sensación de gran daño interno, y en
algunos autocompasividad.
Una sociedad enfadada es el barniz brillante de reacciones cargadas de
saturación y profunda insatisfacción y que puede provocar una acción que daña,
con la justificación de que fuimos dañados.
Este enfado no es culpa de alguien, es consecuencia del llevar al extremo los
límites de nuestro lenguaje. La sobrevalorada política y sus funcionarios
protagonistas ya hicieron que prendiera el fuego violento, el poder de negación en

la vida humana y el resentimiento. Las familias perdieron el rumbo educativo y
están saturando a niños de acciones ofensivas, y lastimando a la niñez estamos
debilitando la adultez de los países. Las Universidades corren el peligro de ser
“inteligencias ciegas”, un conocimiento distante de la realidad.
Debemos curar, sanar, esta herida del enfado abierta de forma cruel en este año
2020. No es la alegría el remedio, es el respeto, el acto generoso, el saber cuál es
el límite que no podemos rebasar. Darle enorme importancia al valor de los otros.
Que nunca se apague la energía vital para que el mundo no sea absurdo, malo,
pobre, y de ilusos.

La Tercera Revolución

La tercera Revolución, del juego de la plaza, a la sensación total de un cuerpo fascinado con ver otros mundos sin salir de un espacio. El sendero de una ruta virtual que proporciona mucha información; el conocimiento lo desarrollará quien lo desee.

El miedo del humano por fin creó algo positivo, interesante, y que no quiero imaginar a dónde va a llegar. Educación a Distancia, la Tercera Modernización de la Enseñanza.

Suscríbete

Recibe noticias acerca de mis conferencias y seminarios…

    Donec fringilla nunc eu turpis dignissim, at euismod sapien tincidunt.