«El impacto de crear un espacio de tiempo y concentración que permita un intercambio de conocimiento y entendimiento de nuevos conceptos, es la intención básica de un seminario.

La dinámica del aprendizaje se ha modificado, ahora deben asimilarse ideas no solo obedeciendo a un maestro sino provocando una imaginación diferente, más activa y dinámica despertando el entusiasmo por saber más.

Participar, no quedarse excluido, buscar estar involucrado con las ideas que, a causa de tanta información generada en nuestra sociedad, hacen sentir que uno se está quedando alejado del desarrollo vertiginoso que se necesita para lograr lo que se desea.

Eso es el núcleo de un seminario, el ADN de un espacio enfocado al escuchar, hablar, replicar, pero sobre todo comprobar que uno puede adquirir nuevos conocimientos a cada momento.

Aprender y desaprender a cada paso siempre con dos verbos fundamentales: Estar y Poder. Un seminario es construir un espacio de impulso para atrevernos a crecer.»

«Cuando se habla de una conferencia, muchas ocasiones se piensa o se tiene el prejuicio, de que es un gran momento de sabiduría, dónde solo tienen derecho a hablar los que saben mucho, o presumen su intelecto ante personas que se suponen ignorantes.

Una conferencia es solo un espléndido momento para tener una gran conversación, con el único propósito de compartir una experiencia individual que pueda provocar una secuencia de imágenes y emociones en un grupo de personas que tienen la grandeza de escuchar e imaginar.

En el valor del lenguaje, estar frente a otros solo tiene una obligación: tener algo que decir.

Si ese momento de comunión se logra crear, la unión del habla y la potencia de la escucha, puede ser que alguien tenga la capacidad o logre el riesgo de modificar su percepción de las cosas, entendiendo su mundo con nuevos significados, reinventado su existencia. 

Una conferencia es una historia, narrada a través de la memoria y es un acto de generosidad que puede ayudar a otros a eliminar el lastre de sentir que viven en el lado equivocado.»

EL PODER DE LA PALABRA

“UNO DE LOS GRANDES ATRIBUTOS DE NUESTRA LIBERTAD: PODEMOS DECIDIR”

Uno de los riesgos positivos más grandes de nuestra condición humana es atrevernos a hablar. Este pequeño paso es el deseo natural de lograr vivir mejor, la calidad de la comunicación y el lenguaje es esencial para lograr cualquier triunfo en la existencia. 

En esta conversación entenderemos juntos como la palabra expande el pensamiento humano y multiplica nuestra personalidad, en el único y básico propósito de lograr un espacio inolvidable para los seres humanos: Hablamos para que alguien nos escuche, para que alguien nos recuerde.

A través de la palabra, encontraremos los elementos básicos para dar la estructura que necesitamos para organizar las ideas y convertirlas en ideas útiles, contundentes, precisas y claras.

Encontrar las herramientas para potenciar nuestro lenguaje nos da fuerza para intentar modificar nuestro mundo, convirtiéndolo en algo entrañable y enfocado a triunfar.

REINVENCIÓN Y RECONSTRUCCIÓN: LA DINÁMICA DEL ÉXITO

Las cualidades del vivir se subordinan a la altura que plantean nuestras necesidades. Se llegará tan lejos en este existir como lo marque el sentido de nuestras necesidades.

Las necesidades básicas y las necesidades secundarias serán motivo de reflexión de esta conversación, buscando entender el significado real de los esfuerzos positivos y comprender que aquello que perseguimos de forma insistente solo puede ser un primer pretexto para tener un gran fracaso.

Desvelando las apariencias de ideas equivocadas, revelaremos como nosotros podemos corregir rumbos y modificar prejuicios para poder darle el valor real a las acciones con las cuales buscamos encontrarnos el rumbo a eso que llamamos éxito.

Reinventarse es posible, reconstruirse de acuerdo a los avances de nuestros logros si es factible. Todo aquello que se desee lo podemos lograr, pero siempre partiendo de superar nuestra obediencia a mandatos que nos fueron impuestos.

Reinvención y reconstruirse, características obligatorias del triunfador.

LA PUERTA DEL TRIUNFO: CARÁCTER Y PERSONALIDAD

“LA MATERIA PRIMA DEL TRIUNFO ES LA PERSONALIDAD”

El carácter es la fuente de nuestra sensibilidad con la cual abrimos la llave de nuestras necesidades vitales; es la parte refinada de nuestro pensar, y se traduce en pensamiento, ideas, y valores.

Esto mencionado no puede ser visto, está en el lugar de las cosas que no queremos mostrar por miedo a ser lastimados.

Con el fin de poder defendernos y evitar que dañen a nuestro carácter, inventamos y lanzamos a la vida a nuestra personalidad.

La personalidad es fuerza, decisión, capacidad de riesgo, lenguaje contundente y determinación. Con el carácter se nace, pero la personalidad se construye.

La personalidad es la energía vital que nos impulsa hacia las cosas grandiosas que se reservan solo para aquellos que deciden tomar riesgos y actuar.

LA LUCHA CONTRA EL DEMONIO

“UN ESCRITOR ESPAÑOL DIJO: CUANDO NACI MI MADRE PARIÓ A DOS, A MI Y A MI MIEDO”

El gran enemigo del vivir es el miedo, el demonio que nos regala la inseguridad y el poco arrojo que nos frena ante los retos normales de ponerse en acción y tomar riesgos. Vivir con miedo es una ola de terrible crueldad que azota y aturde a la naturaleza de nuestro comportamiento, es un freno constante y silencioso en la búsqueda del éxito. 

Pero todo veneno tiene un antídoto. El proceso para nulificar nuestras emociones negativas inicia justo cuando decidimos ponernos en acción. Todos existimos gracias a nuestro mundo interior y de ahí tenemos que partir.

Crecer hacia adentro y encontrar el sendero luminoso de nuestra propia ambición es sentir la satisfacción de haber luchado contra el miedo en una batalla psicológica donde el arma es la palabra.

Suscríbete

Recibe noticias acerca de mis conferencias y seminarios…

    Donec fringilla nunc eu turpis dignissim, at euismod sapien tincidunt.