«El impacto de crear un espacio de tiempo y concentración que permita un intercambio de conocimiento y entendimiento de nuevos conceptos, es la intención básica de un seminario. 

 La dinámica del aprendizaje se ha modificado, ahora deben asimilarse ideas no solo obedeciendo a un maestro sino provocando una imaginación diferente, más activa y dinámica despertando el entusiasmo por saber más.

Participar, no quedarse excluido, buscar estar involucrado con las ideas que, a causa de tanta información generada en nuestra sociedad, hacen sentir que uno se está quedando alejado del desarrollo vertiginoso que se necesita para lograr lo que se desea.

Eso es el núcleo de un seminario, el ADN de un espacio enfocado al escuchar, hablar, replicar, pero sobre todo comprobar que uno puede adquirir nuevos conocimientos a cada momento.

Aprender y desaprender a cada paso siempre con dos verbos fundamentales: Estar y Poder. Un seminario es construir un espacio de impulso para atrevernos a crecer.»

«El impacto de crear un espacio de tiempo y concentración que permita un intercambio de conocimiento y entendimiento de nuevos conceptos, es la intención básica de un seminario. 

 La dinámica del aprendizaje se ha modificado, ahora deben asimilarse ideas no solo obedeciendo a un maestro sino provocando una imaginación diferente, más activa y dinámica despertando el entusiasmo por saber más.

Participar, no quedarse excluido, buscar estar involucrado con las ideas que, a causa de tanta información generada en nuestra sociedad, hacen sentir que uno se está quedando alejado del desarrollo vertiginoso que se necesita para lograr lo que se desea.

Eso es el núcleo de un seminario, el ADN de un espacio enfocado al escuchar, hablar, replicar, pero sobre todo comprobar que uno puede adquirir nuevos conocimientos a cada momento.

Aprender y desaprender a cada paso siempre con dos verbos fundamentales: Estar y Poder. Un seminario es construir un espacio de impulso para atrevernos a crecer.»

COMUNICACIÓN DEL LIDER MODERNO

En el mundo laboral una de las características de la satisfacción de los compañeros, y tal vez una de las tres más importantes, es el tener un buen jefe.

Ser un líder o formador de equipos necesita manejar una gran capacidad de comunicación donde se incluye la capacidad de escucha, la más importante característica de nuestro lenguaje, el manejo de una capacidad de verbalización contundente y el desarrollo de una personalidad, elementos básicos que le permitan relacionarse con sus compañeros.

En un espacio de trabajo y de dinámica teórico práctico se desarrollarán ideas y conceptos para estructurar, a través del método de plano expresivo, un proceso de discurso, manejo de narrativa, formas de relación laboral con su lenguaje correspondiente, y el entendimiento del proceso sociopsicológico que implica la función de formador de equipo en esta vertiginosa época de cambios.

Un líder sin lenguaje es un proyecto sin futuro.

EL PERSONAJE DEL ÉXITO

Dos palabras son de gran relevancia para nuestra trayectoria: Transformación y Trascendencia.

Los tiempos de oportunidad y crecimiento se han compactado, la urgencia y la aceleración son imposiciones que angustian nuestras trayectorias de trabajo y provocan muchas veces un enorme sentimiento de frustración y de desencanto.

“El tiempo se me viene encima y no he logrado nada” Esta idea es cada vez más frecuente, en personas jóvenes.

El objetivo de este seminario es hacer entender que se puede ser muy inteligente, pero si no se cuenta con el recurso de una gran capacidad de lenguaje y de comunicación, esta inteligencia puede parecer opaca y poco interesante.

Transformar tus ideas en palabras no es sencillo, pero es clave para transmitir el poder de los logros individuales.

Conectar con tus pares, con compañeros de trabajo, siempre será a través de las palabras y de las explicaciones que de ellas broten con un fin específico: que los demás entiendan y puedan aprender de uno.

Eso es la trascendencia y se logra con la comunicación; El Método del Plano Expresivo es una herramienta, una estructura de trabajo que, conjuntando la idea de pensamiento, palabra y gesto, puede facilitar encontrar lo que nos marcamos como éxito en nuestro vivir.